Home » Reflexiones » ANÁLISIS DE LA PELÍCULA INTO THE WILD (HACIA RUTAS SALVAJES) Y DE SU PERSONAJE CENTRAL: CHRIS MCCANDLESS

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA INTO THE WILD (HACIA RUTAS SALVAJES) Y DE SU PERSONAJE CENTRAL: CHRIS MCCANDLESS

Nota: Este pequeño análisis lo escribí en 2009 en un blog anterior. Lo traslado a este blog en 2016. Releo lo que escribí en el último apartado y desde luego no me sorprende lo más mínimo determinadas circunstancias de siete años después.

 

En primer lugar, decir que recomiendo fervientemente ver esta película. Desde el punto de vista de consumidor cultural, creo que, pueda gustar o no, es una película para la que vale la pena ceder parte de nuestra existencia. No me voy a centrar en el aspecto cinematográfico del metraje en sí, sino más bien voy a intentar dar una explicación psicoanalítica de su personaje central: Chris McCandless -o Alex Supertramp-. Eso sí, por favor, ved antes la película que leer lo escrito aquí abajo (es muy importante ya que se cuentan cosas que, sinceramente, van a condicionar el primer visionado).
Para empezar, comenzaré diciendo que todo lo escrito aquí es puramente personal y no se adhiere a ningún tipo de doctrina o estudio generalizado. Tan solo que siempre me han interesado ciertos elementos biográficos comunes -fácticos y psicológicos- que he podido comprobar en diferentes individuos y que, al parecer, condicionan poderosamente sobre sus acciones o conductas. Evidentemente, no son elementos que yo me invente; están ahí aunque sean difíciles de observar. De hecho, generalmente, lo psicológico es absolutamente invisible a los ojos de muchas personas, lo cual es bastante desconcertante. Aunque esto daría para un ensayo que aquí no es cuestión de desarrollar…

La historia de Chris, que no es ficticia, sino absolutamente real, se podría resumir en lo siguiente: un joven que termina sus estudios preuniversitarios y que, justo poco antes de entrar en la Universidad -posiblemente Hardvard, finalmente Emory-, decide después de unos años donar todo su dinero ahorrado (24.000 $) a una ONG (Oxfam). Tras esto, decide dar un cambio radical a su vida y convertirse en alguien nómada. Tras su paso por California, Oregón y Dakota del Sur -entre otros lugares-, en un viaje que duró alrededor de 2 años -sin que nadie supiera nada de su paradero-, finalmente decide irse a vivir solo a Alaska, en un continuo contacto con la Naturaleza.

 

Película Into The Wild

 

Análisis del contexto biográfico de Chris McCandless y la influencia en el desarrollo de su propia personalidad.

Desde un punto de vista psiconalítico -no confundir con la doctrina psicoanalítica-, es muy importante el inicio de la película, en dónde se va explicando la personalidad de Chris y el contexto que le rodea (de capital importancia). Chris es una persona culta -lee abundante literatura clásica: Jack London, Tolstoi, Thoreau…etc.- y académicamente inteligente -así lo certifican sus sobresalientes notas-, como también emocionalmente. En cuanto a su personalidad, por lo que se puede deducir de la película, es un chaval vivaz, espontáneo, curioso y muy observador (lo que yo llamo “observador infatigable”). Por otro lado, el ambiente familiar es, supuestamente, el idóneo para poder tener una vida de esas que se suponen rebosantes de felicidad: su familia vivía en una posición acomodada, su padre había sido un importante ingeniero de la NASA que después creó una asesoría con su esposa que les hizo millonarios, y su relación con su hermana era maravillosa. Para muchas personas, Chris lo tenía todo.

 

Sin embargo, en el desarrollo de la película, la hermana cuenta que cuando la familia hizo el primer millón sus padres “acrecentaron su ambición y ceguera” y se convirtieron en una especie de actores de una película que ellos no habían podido ver hasta entonces. Fue en una reunión familiar cuando los padres les dicen que van a divorciarse y que eran ellos quienes debían escoger con quien debían quedarse. “Lloramos durante horas”, relata la hermana en la película. “Finalmente, el divorcio nunca llegó, pero las peleas y las reuniones nunca acabaron. Chris y yo empezamos a encerrarnos en nosotros mismos”.

 

Más tarde, en el 1:15:40, la hermana relata (desde el punto de vista psicoanalítico, hay que entender que es un guión cinematográfico y desconozco si la hermana es realmente la que declara, aunque estoy convencido de que Jon Krakauer hizo su propia investigación a la hora de escribir el libro sobre Chris, en la que se basó la película): “En las cartas que Chris me había escrito desde la Universidad, quedaba claro que su angustia y los problemas con mis padres seguían latentes. Decía que yo era la única persona en el Mundo que podía entender lo que sentía”. Esta declaración se coloca alrededor del 1:16:20 con una secuencia muy desagradable de los padres discutiendo con una violencia destacable.

Alrededor del 50:17, la hermana relata que cuando Chris terminó el bachillerato se compró un coche de segunda mano y atravesó el paísPasó fuera casi todo el verano” (¿antecedente de primeriza huida del contexto familiar o tan sólo espíritu aventurero?). Prosigue la hermana: “en California había visitado a unos amigos de la familia. Descubrió que lo que nos habían contado nuestros padres de cómo se conocieron y se enamoraron eran mentiras que ocultaban una desagradable verdad: cuando se conocieron, papá ya estaba casado, e incluso después de nacer Chris, papá ya había tenido otro hijo con su primera mujer, con la que seguía legalmente casado. Aquel hecho nos convertía a Chris y a mí en hijos bastardos. La arrogancia de papá le hacía totalmente ajeno al dolor que causaba y mamá, con la verguenza y bochorno de una joven amante, se convirtió en cómplice del engaño […] Esas revelaciones impactaron en la identidad de Chris. Le hicieron pensar que su infancia había sido un engaño. Chris nunca les dijo que lo sabía y me hizo prometer que yo guardaría silencio.

 

Por otro lado, también se cuenta que Chris siempre había sido un aventurero, seguramente incluso con algún elemento impulsivo y se relata como con 6 años salió una noche de madrugada lo encontraron a unas cuantas manzanas de su casa.

into the wild

¿Por qué Chris decidiría dejarlo todo y convertirse en alguien errante?

 

En algunas críticas sobre la película que he leído por la Red, algunas personas -generalmente aquellas que no han analizado absolutamente nada, pero que les encanta escribir lo primero que se les pasa por la cabeza-, dicen que Chris fue un cobarde porque “las cosas no se dejan así y la vida es una lucha y…”. Evidentemente, también tienen su parte de razón. Sin embargo, lo que me hace gracia es que intenten colocar su personalidad sobre la de persona acerca de la que están hablando. Es decir, la mente de Chris era compleja, para nada simple o medianamente normal. Y es que las mentes -toda esa acumulación de cosas que interaccionan en una masa sesuda llamada cerebro-  pueden ser simples o complejas. Supongo que no hace falta que me desarrolle en este punto. Todos tendremos ejemplos a mano, seguramente.

 

Es importante lo que dice la hermana en el min. 19:42: “Chris se regía y evaluaba a todo el mundo siguiendo un código moral tremendamente riguroso. Se arriesgó a tomar lo que pudo ser un camino desolador, pero halló la compañía de los libros que adoraba”. De hecho, creo que, de alguna forma, Chris quería escribir su propia historia, tal y como a la perfección se da a entender a lo largo de la película.

Chris no era, ni de lejos, un ignorante -los ignorantes, seguramente, son los que hacen juicios precipitados sin hacer un análisis de todos lo condicionantes. Todo lo contrario, se había cultivado en parcelas del conocimiento como la literatura, la escritura, la música, etc. Un dato importante, a mi modo de ver, es cuando la hermana dice en el min. 24:25 que la Universidad de Emory manda las notas finales de Chris, sobre asignaturas especializadas en el Apartheid Sudafricano, en Política Africana Contemporánea y Crisis Alimentaria, etc. (este dato me recordó a Kevin Carter).

La respuesta al subtítulo de este apartado es complicada. Lo único que tengo claro es que Chris no era un cobarde, ni un ignorante, ni un déspota. Personalmente diría que la relación con sus padres -ya destaqué la importancia paterno-filial, sobre todo en según que contextos, en La Melodía del Violinista- se convirtió en una absoluta incomunicación. ¿De dónde sale esta incomunicación? Creo que hay varios factores implicados: en primer lugar, diría una personalidad como la de Chris  no puede ser fácilmente comprensible por personalidades construidas con ladrillos diferentes. Desde mi punto de vista, el canal comunicativo con sus padres no sintonizaba sencillamente porque eran canales tremendamente diferentes. A partir de aquí podría escribirse otro ensayo sobre los canales comunicativos en las relaciones paterno-filiales.

 

En segundo lugar, creo que existe una lucha constante entre la naturalidad exacerbada de Chris (que se confirma a lo largo de su biografía) y la artificialidad ascendente de sus padres debido a la mejora en su posición socioeconómica y lo que todo ello conlleva (fijación por mantener un status, dependencia de la opinión social circundante, necesidad de aparentar, etc., lo cual podría conllevar otro ensayo sobre la relación entre aumento de capacidad económica y reacciones psicológicas  en la conducta del individuo). Un individuo que cree de forma extrema en valores espirituales más que materiales juzga continuamente, casi de forma obsesivo-paranoide, la conducta de los demás. Es lo que yo llamo “cuasi-Mesías“; de alguna manera, han absorbido tanta filosofía en contra de lo material que cualquier cosa les parece ostentación. Esto es importante, pues si bien es verdad que el materialismo es causa de aspectos muy negativos en la Historia de la Humanidad, no hay que olvidar que ciertos elementos han mejorado el bienestar del ser humano. En cierta forma, Chris era un antimaterialista radical. Quizás las constantes discusiones de sus padres acerca del negocio familiar o que sus padres se fijaran más en lo material que en él mismo fueron plantando esa semilla en su interior. Lo que afirmaría con rotundidad es que esos padres no tenían la preparación psicológica necesaria como para poder entender el razonamiento y la conducta de personalidades como Chris. De hecho, me atrevería a decir que las únicas personas que realmente pueden entender este tipo de personalidades son psicólogos, psiquiatras, filósofos o artistas de diversa índole. Ni mucho menos ingenieros, matemáticos, arquitectos o químicos… Para adelantarme a las críticas ante este último comentario, defenderme diciendo que estoy generalizando acerca de tipos de personalidades extremas y sólo de relaciones paterno-filiales. Por supuesto que hay padres matemáticos o químicos con gran psicología. Lo que yo digo es que habría que verlos delante de hijos con personalidades del tipo de Chris… no todos somos Chris, de hecho, diría que casi nadie (aunque más tarde pondré algunos ejemplos de biografías famosas parecidas).

Otro aspecto que considero importante y que viene al hilo de lo analizado, es lo que relata la hermana -siempre en el guión de la película- a partir de 1:19:05, lo cual transcribo: “cuando había pasado casi un año, el enfado de mis padres, su desesperación y su sentimiento de culpa dieron paso al dolor. Y el dolor pareció acercarlos más. Hasta sus rostros cambiaron. […] Sus instintos parecían percibir la amenaza de una pérdida tan grande, tan irreparable, que la mente se mostraba reacia a aceptarlo. Incluso yo empezé a dudar de que fuera capaz de seguir entendiendo lo que hacía Chris, pero intentaba aguantar y recordaba que mis padres ya no eran los mismos; se habían ablandado por la obligada reflexión que produce una pérdida. Aún así, todo lo que estaba diciendo Chris, tenía que decirse y confiaba en que todo lo que estaba haciendo, tenía que hacerse. Esa era nuestra vida“.

 

De alguna forma, cuando se produce una fractura o conflicto grave en las relaciones sociales entre dos o más personas, los individuos tienden a pensar que ell@s son poseedores de la razón absoluta, lo cual les legitima a pensar que algún día la otra parte se dará cuenta de su error. Volviendo al concepto de “cuasi-Mesias” que explicaba anteriormente, creo que no iría muy errado si creyera que, en algún porcentaje de la conducta de Chris -me refiero a su silenciosa desaparición-, la finalidad era dar una especie de lección a sus padres para que entendieran que lo material no era más importante que lo espiritual, que el precio no podía superar jamás al valor, que el dinero no estaba por encima de los sentimientos, pues la Vida estaba hecha para… (a partir de aquí estoy seguro que Chris podría habernos dado lecciones de filosofía vital a tod@s). Aquí muchos pensarán que un hijo no puede enseñar nada a sus padres… lo cual diría que es MUY discutible.

 

Valores, educación, familia, felicidad…

En la película se comprueba que Chris ha sido educado mediante los dogmas de la Iglesia Católica. Es posible que de aquí absorbiera algunos de los valores que el muchacho practicaba en un código moral que no tenía descanso; aunque también creo que su obsesión por parte de la literatura clásica le fue perfilando una aura romántica que adhirió a su propia forma de ser. Él creía fervientemente en lo que leía. Admiraba completamente a sus héroes, fueran reales o irreales. De hecho, estoy seguro de que su padre también lo fue en algún momento, por mal que se pudiera llevar con él. Este engrandecimiento es muy común en niños con gran sensibilidad. También es muy destacable su amor por la Naturaleza y su respeto por los ecosistemas.

 

Sus notas académicas, pero sobre todo su inteligencia emocional y su capacidad para percibir el Mundo, parecen ser las de alguien con un coeficiente de inteligencia que sobrepasa la media. Sería muy interesante encontrar algún tipo de test psicotécnico archivado en alguno de los centros educativos en los que estuvo. Lo que daría por echarle un vistazo…

 

Los errores de Chris.

 

Pienso que Chris cometió, principalmente, 3 errores: la radicalidad de su filosofía, su extremismo de “todo o nada” (aunque la desmesura sea inherente en el carácter de alguien que radicalmente cree en algo) y, sobre todo, su poca paciencia a la hora de tratar con sus padres.

Como digo, nadie me va a tener que convencer de la inaudita inteligencia emocional de Alexis Supertramp, pues conozco a la perfección la tipología de su personalidad y sé distinguirla claramente de otras. Sin embargo, a veces pienso que, paradojicamente, el cultivo de tanta cultura añadido a que quizás su contexto biográfico le hizo algo ingenuo en relación al tema material-económico, fueron dañinos para el resultado de su existencia. Para mí, las personas como Chris son como una gran esponja capaz de estar absorbiendo continuamente todo tipo de conocimiento, emociones y sensaciones. Su cerebro está continuamente en proceso, analizando datos, información social, actos, hechos, frases, palabras… Quizás el problema es que su capacidad para magnificar las cosas hace que se lo crean todo. Es decir, que se conviertan en grandes creyentes. O dicho de una forma más clara, que se conviertan en radicales de sus propias creencias. Es entonces cuando alguien debería encargarse de ellas, explicándoles ciertas cosas…

 

Personalmente, fue muy significativo el desenlace del metraje y he de confesar que no lloré porque estaba acompañado de un amigo (esto también daría para otro ensayo sobre la masculinidad y represión de emociones). Como supongo que si hay alguien que haya llegado hasta este punto, habrá visto el final, paso a explicarme. Como bien se escenifica a partir del 2:11:55, cuando hallaron el cuerpo de Chris, uno de sus libros contenía una anotación que decía lo siguiente: “La felicidad sólo es real cuando es compartida“. Para mí fue personalmente significativo esa frase porque yo llegué a la misma conclusión después de pasar cierto tramo de soledad en mi vida. Evidentemente, nunca sabremos si ese momento fue como en la película, en el que el actor comienza a llorar mientras escribe la frase/conclusión, pero algo me dice que las cosas no fueron muy diferentes y, sobre todo, si algo tengo muy claro, es que cuando escribía aquello se acordó de todas las personas a las que había conocido en su trayecto y, por supuesto, de forma muy especial, de su hermana y de sus padres. Y entendió que quizás también el se había convertido en alguien egoísta, justo lo mismo que tanto había echado en cara a sus padres. Y no tengo ninguna duda de que les echó de menos y de que se arrepintió de muchas cosas, pero ya era tarde. Su filosofía se había vuelto, de alguna forma, en su contra. Si se pudiera medir el dolor y la tristeza humana, creo que Chris llegó a sus cotas máximas al descubrir el verdadero significado de la felicidad. Y que quizás todo se hubiera podido arreglar con una comunicación mayor.

 

Lo que más me indigna de todo esta historia.

Que alguien así fallezca solo dentro de un autobús derruido y perdido en un bosque de Alaska cuando este tipo de personalidad es la que hace falta para la armonía del Planeta. Para mí es un grave error del sistema. Y sí, me estoy refiriendo al asco de políticos sin moral y principios que viven cómodamente gracias a que un día agacharon la cabeza y dijeron sí…  Pienso en Chris, en Kevin Carter y luego pienso en **** y **** y me dan ganas de tirarme de los pelos.

 

 

 

 

comments
Tags :
Previous post link
Next post link

About Kevin Carter

Hasta hace poco periodista en un pequeño diario. Actualmente investigando la historia que puedes leer en PLANCTON. No creo en las ideologías, sólo en los criterios. No tengo amigos porque soy demasiado independiente. Debe ser que en la otra vida fui un gato. Pobre, pero honrado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top