Home » Periodismo » El imbécil maquillador de realidades

El imbécil maquillador de realidades

Hay muchos tipos de imbécil que me sacan de quicio. Pero hay uno en concreto que hace que de mi cabeza salga humo. Escribo “uno” porque me refiero en genérico, claro está. Porque la imbecilidad, la de toda la vida, no conoce de sexos. Por suerte tampoco de razas o de naciones. Esto se debe a que la imbecilidad, por sí misma, no discrimina. De ello se encarga el imbécil, o la imbécil, que porta en su interior el virus de la imbecilidad.

El imbécil sobre el que hoy escribo es el imbécil maquillador de realidades. Me refiero al típico imbécil que observa una fotografía dura, tomada en alguna circunstancia cruda de la realidad, y cree que lo conveniente es censurarla porque es poco ética. Da igual que el fotógrafo se haya jugado la vida o que haya perdido un ojo, una mano o una pierna por mostrar la realidad  tal y como es: a veces maravillosamente hermosa, a veces condenadamente monstruosa. En el segundo caso, que también forma parte de la realidad, el imbécil maquillador de realidades siempre se impresionará y acabará por exclamar algo así como :”¡Esto es indecente! ¡Debe ser censurado! ¡No es ético!”. Eso se debe a que el imbécil maquillador de realidades piensa antes con los ojos que con el cerebro. Es algo muy común entre los imbéciles, por si no lo sabían.

Una de las claves para descubrir a un imbécil maquillador de realidades es que siempre hará su juicio sobre la fotografía y el fotógrafo, en vez de reflexionar sobre la realidad que se refleja en ella y quienes la han cometido o han ayudado a que se cometa. Para el imbécil maquillador de realidades el fotógrafo siempre será el culpable, no el asesino, el maltratador o el dictador. Y antes de pensar en las razones por las que algo macabro ha sucedido, siempre criticará primero que el fotógrafo haya mostrado la realidad tal y como es. Porque el imbécil maquillador de realidades vive en un mundo ideal en el que los fotógrafos, o fotoperiodistas, no deberían existir. Uno en el que Peter Pan, Heidi y el abuelito viven entre flores de colores mientras cantan todos juntos con saludables voces armoniosas. Uno en el que cuando suceden cosas feas nadie debe contarlas, juzgarlas ni mucho menos fotografiarlas.

Qué suerte tiene el imbécil maquillador de realidades de vivir en un mundo tan perfecto.

 

Massoud Hossaini

 

Fotografía Premio Pulitzer 2012

Massoud Hossaini

Artículo que inspiró este artículo: aquí

comments
Tags :
Previous post link
Next post link

About Kevin Carter

Hasta hace poco periodista en un pequeño diario. Actualmente investigando la historia que puedes leer en PLANCTON. No creo en las ideologías, sólo en los criterios. No tengo amigos porque soy demasiado independiente. Debe ser que en la otra vida fui un gato. Pobre, pero honrado.

1 Comments

  1. Me ha gustado tu artículo : sin pelos en la pluma. Es cierto que parece cruel sacar ciertas realidades tan violentas, y más con niños, pero la crueldad y la violencia, y la “sin conciencia”, y la “sinrazón”, van cabalgando a sus anchas por las calles del mundo, y eso parece que no escandaliza a nadie. No sé qué es más aberrante, si la inocencia masacrada a diario, o las bocas ocupadas sólo en tragar y engordando sus barrigas como globos. Quizá exploten, ésa, sí sería una buena fotografía y sin maquillar…
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top