Home » Artículos » Las alfombras llenas de mierda de juristas y economistas

Las alfombras llenas de mierda de juristas y economistas

 

juristas tramposos

 

 

Es abrir un periódico español y observar todo tipo de titulares en los que o bien un abogado, o un notario, o un registrador está metido hasta las trancas. No hay caso corrupto en España en el que no haya de por medio algún jurista o economista, bien pertenezca a un cargo político, empresarial o sindical. O ni siquiera eso, sino el conocido de uno de los anteriores. Algo debe suceder con estas dos carreras, sobre todo con la primera, cuando la mayor parte de la plantilla política se nutre de personajes que en su día “decidieron” estudiar sus entresijos. Es curioso, pero no se ven físicos, ni químicos, ni matemáticos metiendo mierda debajo de las alfombras de todo tipo de palacios. Normalmente, tampoco se ve mucho ingeniero, o biólogo, ni mucho profesor de alguna lengua; ni por supuesto ningún experto en ramas artísticas. No, siempre son esos que saben de leyes, o de economía, los que están metidos en todos los fregados. Como si en la carrera les prepararan para adulterar, trampear o manipular. ¿En qué se ha convertido el Derecho, cuando cualquier mafioso puede darle uso? ¿En qué se ha convertido la Economía, cuando cualquiera puede manipularla de forma que influya sobre todos los demás a petición de cuatro? Algo sucede con estos dos palacios de sabiduría, bajo cuyas alfombras se esconde todo tipo de mierda. La sensación que tiene uno cuando abre un periódico y lee sobre la Justicia y su funcionamiento es la misma que una mala resaca.  Y es que parece ser que  aquello que nos contaron de que la Justicia era una dama con espada de hierro había sido adornado por la engañosa oralidad que caracteriza a estos paladines de la gilipollez. Parece ser que la dama era, en realidad, una simple puta que se vende por un bolso de marca. En cambio, sí parece ser verdad lo de que era ciega. Y al parecer también es coja. Pero qué íbamos a esperar cuando a la parte importante de las sentencias le siguen llamando “fallo”.

Nada nuevo bajo el sol español, que poco a poco se vuelve más abrasador…

comments
Tags :
Previous post link
Next post link

About Kevin Carter

Hasta hace poco periodista en un pequeño diario. Actualmente investigando la historia que puedes leer en PLANCTON. No creo en las ideologías, sólo en los criterios. No tengo amigos porque soy demasiado independiente. Debe ser que en la otra vida fui un gato. Pobre, pero honrado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top