Home » Sociedad » ¿En qué momento se jodió España?

¿En qué momento se jodió España?

Desde la puerta de La Crónica Santiago mira la avenida Tacna, sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos luminosos flotando en la neblina, el mediodía gris. ¿En qué momento se había jodido el Perú?

Conversación en la Catedral. 1969. Vargas Llosa.

 

España se jodió cuando la palabra límite desapareció de su diccionario. Se jodió cuando los mediocres se unieron para desbancar a los que no lo eran. Se jodió cuando los más inocentes se dejaron seducir por el palabrerío camaleónico de los más hambrientos. Se jodió cuando la cabeza gacha y el cuello sumiso sustituyeron al escepticismo y el pedir cuentas. Se jodió cuando la mundialmente conocida sátira española inundó la realidad: cuando los zafios comenzaron a hacer chistes sobre acontecimientos graves con la chabacana sonrisa artificial y televisiva que causa el desasosiego. Se jodió cuando algunos empresarios comenzaron a hacerse políticos y estos empresarios. Se jodió cuando algunos banqueros sin ningún tipo de escrúpulo manejaron dinero como los niños hacen con cromos. Se jodió por seguir esas inercias inevitables que supone el “para que te lo lleves tú, me lo quedo yo”. Se jodió por la ambición desmesurada de algunos enfermos mentales que llegaron a cargo rimbombantes porque nacieron en cunas de oro.  Enfermos que arrastran todo tipo de traumas psicológicos infantiles y que se limitan a repetir patrones y voces, como los loros reproducen las de sus amos. España se jodió cuando las manzanas podridas acapararon el cesto. Se jodió cuando dejó que pirañas caníbales devoraran al resto, esas mismas que, cuando se lo han comido todo, acaban devorándose entre ellas. Se jodió en el momento en el que las leyes ya no eran leyes, sino meros instrumentos legislados por gilipollas, para gilipollas. Y enseñados por algunos ignorantes que se hacen llamar catedráticos. Se jodió cuando las normas acabaron en el retrete de la teoría. Se jodió cuando los árbitros acabaron por ser jugadores. Cuando nadie previó controlar eficazmente a los controladores. Se jodió cuando el diablo y el viejo se juntaron al tiempo que el ángel y el joven se distraían despreocupados. España se jodió por su característica omisión culpable del “mientras a mi no me afecte, me es indiferente”. España se jodió por lo que es: un país que confunde dignidad con ambición, competición con trampa, y cuyo  sistema económico tiene la misma estabilidad y transparencia que una partida de póquer en cualquier tugurio con la persiana a medio echar. En definitiva, como bien diría el sabio refranero popular: España se jodió cuando entre todos la jodieron y ella sola se jodió.

comments
Tags :
Previous post link
Next post link

About Kevin Carter

Hasta hace poco periodista en un pequeño diario. Actualmente investigando la historia que puedes leer en PLANCTON. No creo en las ideologías, sólo en los criterios. No tengo amigos porque soy demasiado independiente. Debe ser que en la otra vida fui un gato. Pobre, pero honrado.
Scroll To Top