Home » Sin categoría » Metamorfosis

Metamorfosis

metamorfosis

 

Toda metamorfosis produce un cambio. La Naturaleza nos lo explica con poesía cuando algunas especies de gusanos acaban por convertirse en mariposas. En el mundo natural, la metamorfosis no es más que una transición de estado. En el mundo político, a ese estado se le llamó Estado -con mayúscula- y curiosamente también son susceptibles de transiciones. Es hoy el Estado el que está metamorfoseando. Todos los Estados lo hacen de vez en cuando, cuando quieren pasar de gusanos a mariposas. El cambio se produce cuando los sistemas que parecían ser infalibles dejan de serlo, cuando la gente sospecha que lo que le han contado no es tan real como parecía, cuando lo nuevo quiere superar a lo viejo, que ha dejado de funcionar en el sistema para el cual fue concebido. Este tipo de revoluciones se desarrollan de forma muy parecida tanto en el mundo biológico como en el tecnológico. Y por supuesto en el social.

Y sería todo muy bonito, y muy sencillo, de no ser porque la maestra Naturaleza también nos explica que no todas las metamorfosis son para mejor. A veces la metamorfosis no trae evolución, sino involución. El paso hacia adelante que se tenía programado acaba por convertirse en un paso atrás. O peor aún: dos pasos. En una vuelta a estados anteriores obsoletos. Sistemas que ya dejaron de funcionar. Y entonces se produce el colapso.

Deberá ser el ser humano, como especie, quien deba decidir si la siguiente metamorfosis será hacia adelante o hacia atrás.  Las crisis son períodos de reflexión que ayudan a metamorfosear, a cambiar, a evolucionar. De la misma forma que alguien no puede ser feliz si antes no ha conocido la infelicidad, o alegre sin haber sentido la tristeza, las crisis son períodos colectivos que siguen procesos psicológicos tan similares como las de un solo individuo.

Pero eso no bastará si la mayoría de individuos no saben, ni entienden, ni les interesa lo más mínimo qué es lo que pueda ser mejor o peor a largo plazo. Porque si algo debemos ya tener claro, es que sólo los imbéciles, como buenos egoístas, tienen sus miras puestas en el corto plazo:  el aquí y ahora. El Carpe Diem mal entendido, radicalizado y llevado hasta su última consecuencia. Que es lo que en España ha sucedido toda la vida. Para eso sólo hay un antídoto: una educación objetiva que sirva para establecer criterios realistas, sostenibles y útiles. Es nuestra obligación, como seres inteligentes que alardeamos de ser, conseguir que las generaciones que están por llegar pasen de ser los gusanos en que nos hemos convertido actualmente a mariposas que de verdad vuelen libremente, con todo lo que la palabra Libertad conlleva.

Para eso, y no para otra cosa, sirven las crisis.

 
Thinking globally about these issues, and their https://prothesiswriter.com/ adaptable solutions, can help us all deliver better care.

comments
Tags :
Previous post link
Next post link

About Kevin Carter

Hasta hace poco periodista en un pequeño diario. Actualmente investigando la historia que puedes leer en PLANCTON. No creo en las ideologías, sólo en los criterios. No tengo amigos porque soy demasiado independiente. Debe ser que en la otra vida fui un gato. Pobre, pero honrado.
Scroll To Top